El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
 
 

PERSONALIDAD DE EL TIGRE

El Tigre

Soy la deleitable Paradoja.signo chino tigre
El mundo todo es mi escenario.
Con mi fuego abro nuevas sendas;
Lo inalcazable busco
E intento lo nunca intentado.
Con gozoso abandono
Danzo a la música de la vida.
Venid a uniros a mi ronda.
Ved las miríadas de colores,
Y las luces destellantes del tiovivo.
Todos saludan en mí
Al sin par comediante
SOY EL TIGRE

EL AÑO DEL TIGRE

Es decididamente un año explosivo. Comienza generalmente con un estrépito y concluye con un gimoteo. Es un año señalado para la guerra, el desacuerdo y toda clase de desastres. Pero será también un año de grandeza y osadía. Nada se hará en escala pequeña y tímida. Todo -lo bueno y lo malo- puede ser llevado al extremo... y lo será. Año de hacer y de perder fortunas. Quien decida arriesgarse, ha de apostar alto, pero con plena conciencia de que los riesgos de perder son muchos.
La gente hará cosas extremas y espectaculares movida por el impulso del momento. No es de asombrarse que el episodio del Watergate y el drama de la renuncia de Nixon culminaran en el año apasionado del Tigre. Será época de perder los estribos y de ardua prueba para la diplomacia. Como el Tigre, tenderemos a atacar sin pensarlo, y terminaremos lamentando nuestra temeridad.
Las amistades, las empresas comunes y los tratos que exigen cooperación y confianza recíproca que se inicien en esta época serán frágiles y se romperá fácilmente. Sin embargo, el Tigre -enérgico y vigoroso- también puede servir para inyectar nueva vida e insuflar vitalidad en causas perdidas, empresas que se tambalean e industrias opacas y sin brillo. También será esta una época de cambios masivos, propicia para la introducción de ideas nuevas y atrevidas, cuanto más controvertidas, mejor.
El calor ardiente del Tigre afectará indudablemente a todas las vidas. Pese a sus aspectos negativos, debemos darnos cuenta de que puede tener un efecto purificador. Así como es necesario un calor intenso para separar el metal precioso de la mena, también el Tigre puede extraer de nosotros lo mejor que tenemos.
Terminemos con un breve consejo para este año impredecible: Confía en tu sentido del humor, y deja que las cosas vayan enfriándose.

LA PERSONALIDAD TIGRE

En Oriente, el Tigre es símbolo de poder, pasión y osadía. Personaje rebelde, pintoresco e impredecible, impone en todas partes reverencia y respeto. Este luchador intrépido y orgulloso es honrado como el signo que defiende a la casa y la familia de los tres desastres principales: el fuego, los ladrones y los fantasmas.
Es una suerte tener cerca a una persona de este signo, siempre que uno esté preparado para toda la actividad que acompaña a su personalidad dinámica. La impulsividad y vivacidad del Tigre son contagiosas, su energía y su amor por la vida estimulantes. Removerá en la gente toda clase de emociones, salvo la indiferencia. En una palabra: que al cautivante Tigre le encanta ser el centro de la atención.
Inquieto y temerario por naturaleza, el Tigre está, por lo común, impaciente por entrar en acción. Sin embargo, dada su disposición desconfiada, es fácil que titubee o que tome decisiones apresuradas. Se le hace tan difícil confiar en otros como controlar sus emociones. Cuando está alterado, necesita decir lo que siente, pero así como es de irascible, también es sincero, afectuoso y generoso. Y, lo que es más importante, tiene un maravilloso sentido del humor.
No hay Tigre que no tenga su rasgo que lo humanice. Adora a los bebés, los animales, el jazz o cualquier cosa que durante el término de un momento pueda adueñarse de su imaginación y su atención. Cuando se compromete con algo, su compromiso es total. Todo, incluso respirar, pasa a segundo término ante el objeto de su adulación. Jamás asume a medias una empresa, y se puede estar seguro de que el Tigre se entregará en un cien por ciento, y más aún. si pudiera.
Los de tipo más sensual suelen hacer alguna incursión por la vida bohemia en su juventud, y hay algunos que jamás superan esta etapa. Las intrépidas modelos en busca de amoríos en París, los pintores en ciernes que exponen en las esquinas sus trabajos, las bandas de músicos aficionados de la calle, los cantantes pop de fugaz trayectoria y los actores ambiciosos que viven de un presupuesto imposible: todos ellos es más probable que sean hijos del Tigre que hijos de la flor. Tal vez sea porque, aparte su optimismo, no es materialista ni vive pendiente de la seguridad.
Es alguien que debe pasar en su vida por una etapa en la cual dé cauce a sus impulsos y represente todos los papeles fantásticos que ha ideado para sí. Necesita una oportunidad de burlarse de aquello que desaprueba, un momento en que pueda fustigar a la sociedad y hacer burla de las tradiciones esclavizantes. El Tigre necesita expresarse, encontrar su identidad y dar forma a su personalidad. y si la rebelión o el abierto desafío de lo aceptado le ofrecen esa oportunidad, pues será ese el camino que emprenda. ¿Es que podríamos amarlo menos por estas imperfecciones, si es que se las puede tachar de tales? No; nueve veces de cada diez nos encontraremos clamando por su éxito. Es posible que sacudamos la cabeza ante su audacia y que nos deje boquiabiertos lo insano de su osadía, pero de todas maneras, jamás nos olvidaremos de rezar por él una silenciosa plegaria y, cuando lo veamos triunfar, tendremos la cálida sensación de una victoria personal.
Cuando el Tigre está descorazonado, necesita montones de sincero y concentrado afecto. No es cuestión de preguntarse quién está en lo cierto y quién no, porque para él la lógica no es tan importante. Simplemente, no viene al caso. Si se trata de consolarlo, no te escatimes, porque si la situación se invirtiera, él haría el doble por ti. Le encantará oír tus palabras de sabiduría y estará pendiente de cada bondadoso consejo... lo cual no quiere decir que haya que seguirlo. Son dos cosas diferentes, ya lo sabes. Ser arbitrario con él nunca rinde.
Lo mejor es que le tengas cogida la mano y lo dejes hablar hasta que se desahogue y pueda recoger todos los pedazos de su ego maltrecho. Entonces, te dará un beso, un abrazo, y se irá, dejándote con la sensación de que hiciste tu buena obra del día. Después que haya terminado contigo, bueno... lo más probable es que se vaya a hacer exactamente lo que pensaba hacer desde el principio.
Por más abatido y deprimido que lo veas, por más profunda que sea la desesperación en que se encuentre, ni por un momento creas que se dará por vencido. En su espíritu inextinguible quedará siempre una minúscula chispa capaz de reanimar el fuego y llevarlo nuevamente a vivir y amar. Aunque tiene demasiada carga para confiar en él en momentos de estrés, el Tigre se destaca por su capacidad para influir sobre la multitud. En su mejor aspecto, es cálido, sensible y compasivo; en el peor, se mostrará obstinado, irrazonable y egoísta.
La mujer Tigre es la más encantadora y radiante de las anfitrionas, capaz de combinar con total seguridad la vida hogareña y el compromiso social. Solícita, vibrante y de apariencia absolutamente ingenua, es una gatita mimosa, pero sólo porque con esta actuación consigue buenas críticas. No por eso te burles de ella, ya que -por si las necesita- tiene siempre las garras afiladas.
Pendiente de la moda, liberada y de fácil expresión, a la Tigresa le gusta mimarse, y es capaz de pasarse horas probándose nuevos peinados, maquillajes y vestidos. Es de las que continuamente se lamentan de no tener nada que ponerse. En realidad, se encuentra tan cómoda con téjanos como con un modelo de alta costura. Si das un baile, los tendrá a todos continuamente deslumbrados. También con los niños es estupenda; les cuenta cuentos, les hace de mimo y se burla de sí misma, los deslumbra con su sonrisa y. principalmente, se los gana para siempre alterando todas las reglas en favor de ellos. Si de ella depende, pueden comer caramelos antes de la cena, servirse doble ración de helado y quedarse hasta cualquier hora a ver su programa de televisión favorito. Por raro que parezca, sus hijos no son más malcriados que otros. Aprenden bien sus lecciones, tal vez porque, tras haberles demostrado su amor, mamá Tigre se ocupa a conciencia de imponer el orden. Da importancia a los modales y, si los niños se portan bien, es sumamente generosa con las recompensas. Habrá multitud de picnics, paseos al zoológico y a los parques nacionales o expediciones de pesca. Y veamos, ¿quién puede resistirse a eso?
Lo mismo que el Dragón y el Gallo, el nativo del Tigre tiene un ego de tamaño extra. Si se siente herido en este nivel, el dinero, el poder y la fama no significarán nada para él. Un Tigre frustrado puede terminar siendo el matón más despreciable y mezquino con que hayas tropezado en tu vida. Para vengarse llegará a cualquier extremo, aunque la casa se le venga encima. Aunque lo enfurezca un mínimo agravio, es posible que deje pasar cosas mucho más importantes sin decir nada. Recuerda, simplemente, que detesta que lo ignoren.
Paradójicamente, sus dos principales desventajas en la vida serán la precipitación por un lado y la indecisión por el otro. Si puede aprender a seguir el camino intermedio, el Tigre será un éxito clamoroso. En lo más profundo de sí, es un romántico. Aunque juguetón, es al mismo tiempo apasionado y sentimental, y enamorarse de un Tigre o casarse con él será toda una experiencia Tanto hombres como mujeres tienden también a ser en extremo posesivos y a provocar peleas cuando están celosos.
Es probable que el primer período de la vida del Tigre sea el mejor. En estos años de formación se le puede enseñar a controlar firmemente las emociones explosivas que bien pueden ser su ruina. En su juventud y comienzos de la madurez, el Tigre estará absorto en la persecución del éxito y la concreción de sus sueños, y puede tener una vejez calma si aprende a renunciar a estar en primera fila y a relajarse. Sin embargo, lograrlo le será difícil porque se verá acosado por la evocación agridulce de las cosas que hizo y que dejó por hacer.
En general, tendrá una vida volátil, llena hasta los bordes de risas, lágrimas, dolor, regocijo, desesperación y todas las emociones concebibles. Si hay algo que jamás debe hacer, es condolerse de sí mismo. No lo necesitará, tampoco: no puede menos que amar la vida si se le deja vivirla hasta el fondo y tal como él quiera. El Tigre es el esencial optimista, siempre dispuesto a pasar de nuevo a la ofensiva.
Puede llevarse bien con el Jabalí. Sincero y bondadoso, el Jabalí-o Cerdo, como también suele llamársele- será el complemento de los temerarios arrebatos del Tigre y le prestará estabilidad y seguridad. El Tigre también andará muy bien con el Perro, práctico y realista, cuya lealtad lo llevará a adherirse al Tigre; además, el Perro no sólo es capaz de contener al Tigre, sino incluso de hacerlo razonar.
El Caballo, pintoresco pero con sentido práctico, también será excelente compañero para el Tigre. ya que comparten el mismo amor por la vida y gusto por la actividad. Pero el Caballo, vivaz y rápido, percibirá el peligro antes que el Tigre, con su obstinación típica, de manera que este último se beneficiará enormemente de los sutiles reflejos y el sentido común de su compañero.
Las personas nacidas en el año de la Rata, la Oveja, el Gallo y el Tigre no tendrán dificultades para entenderse con este nativo. Lo único que el Tigre jamás debe hacer es desafiar la autoridad de alguien nacido en el año del Buey. La personalidad seria e intransigente de éste no aguantará las veleidades del Tigre. En un enfrentamiento, los cuernos del Buey bien pueden ser la muerte del Tigre. Tampoco es aconsejable la unión entre Tigre y Serpiente. Lo único que estos dos signos tienen en común es su naturaleza desconfiada. Pero la Serpiente es silenciosa, calma y mortífera con sus recelos, en tanto que el Tigre los proclamará a voz en cuello. Entre ellos no habrá armonía.
Y por fin, aunque no menos importante, hay que tener en cuenta que el Mono será el más sutil enemigo del Tigre. Ingenioso y payasesco, no se cansará jamás de burlarse de él, hasta que el irascible Tigre termine perdiendo los estribos y quedando como un tonto. La insidia sin par del Mono es demasiado para él y, en el contacto recíproco, el que sufra será el Tigre.
<SIGUIENTE >
< - 1 / 3 - >